lunes, 19 de diciembre de 2011

HISTORIAS DEL BARRIO


Uno de los tebeos que más me han sorprendido ultimamente es Historias del barrio de Gabi Beltran y Bartolome Segui.
He visto con una cierta distancia la trayectoria de Beltran, muchas veces emparentada a proyectos de Pere Joan y Max y en lo gráfico deudora de muchos autores admirables pero nunca había llegado a sentir una empatía por lo que contaba. Sin embargo en esta recopilación de capítulos me siento totalmente desarmado por la sinceridad con la que narra su adolescencia en el Barrio Chino de Palma de Mallorca.
Lejos del idílico lugar de vacaciones de reyes que vemos en las noticias, en el tebeo vemos representada una época especialmente complicada, los comienzos de los 80 y un lugar sin oportunidades en que los soldados americanos de paso eran la fuente de riqueza para aquellos chavales sin futuro.
Una recopilación de historias contadas sin tapujos ni autocomplacencias y sin caer en estridencias.
A eso ayuda el trazo vivo y enérgico de un impresionante Bartolome Seguí, que recupera un trazo más suelto al que nos hemos acostumbrado en sus aproximaciones al mercado francés con Las serpientes ciegas y Hágase el caos.


La narración y el estilo recuerdan más al reivindicable El Sueño de México y nos hacen pensar cuales pueden ser los límites de este genial dibujante.
Da la sensación que Beltrán sabe que esta es su gran historia y en cada entrevista da lo mejor de si mismo amplíando los horizontes del tebeo y haciendo que nos quedemos con ganas de más.
Si bien es cierto que los personajes parecen abocados a un final poco feliz queda magistralmente compuesto un reparto coral en el que la camaradería y la amistad se convierten en reglas inquebrantables y los problemas se resuelven a puñetazos. Una historia madura y fresca que transpira humanidad por los cuatro costados.