miércoles, 28 de enero de 2009

Corina


Despues de un tiempo sin actualizar (por la implicación obsesiva en Corina, preguntenle a la niña) volvemos a la carga.
Comienza la recta final de un proyecto que ha vuelto a unirme con Lucho, un auténtico placer que me ha enseñado y hecho disfrutar un montón.
Faltan pocas páginas y se que voy a añorar Esperanza (a un mes de irme de alla para siempre) pero estoy a la vez contento. Será mi proyecto más largo hasta la fecha (un hermoso álbum de 96 páginas) y no puedo tener mejores compañeros de viaje.
El camino del dibujante es laaaaaargo y es fundamental tener gente en el viaje que aligere la carga (como un nefasto superheroe, durante el día trabajo y mientras la ciudad duerme dibujo historias que hago propias, atribuyéndome méritos ajenos sin ningun rubor. A veces soñar no deja mucho tiempo para dormir).
Prometo ir actualizando de más a más (con intención de cumplir la promesa).
Encantado de equivocarme delante de un público tan generoso.
Hemos vuelto, seguimos cabalgando.

5 comentarios:

mamen dijo...

Ya se os echaba de menos a Corina, Walter, Mil muertes y al infame dibujante!!. Bienvenidos de nuevo!!Deseosa de ver más!!

Anónimo dijo...

Queremos ver más,tiene una pinta incleible.Que ganas.

Luar Carrey

Lucho dijo...

Por un momento, pienso que esos unicornios van a salvarse. Que el mundo será precioso de aora en más.
Pero luego recuerdo: conozco el final de esta historia.
Es maravillosa verla así. De a gotitas.
La lluvia, cuando sea lluvia, será magia también.

danimaiz dijo...

Ánimo Kike! que ya no queda nada...

Jorge Iván Argiz dijo...

Dejar Esperanza será duro, desde leugo, a la vez que estimulante por un futuro con nuevas paradas.

Ya lo decía Romeo: "la despedida es un dulce tan amargo que estaría diciendo buenas noches hasta el amanecer" (o algo parecido, que tiro de memoria)