viernes, 12 de diciembre de 2008

Un hombre llamado Lucho

Como mi compañero Lucho (pero sin acentos) contaré desde el otro lado del atlántico el como llegaron nuestros pasos hasta esta historia que nos une.

Recuerdo un salón del cómic de getxo. Entonces andaba haciendo fanzines (mi primer fanzine largo "no hay color" debido, en efecto, a la incapacidad manifiesta de hacerlo de otra forma siendo fotocopias). Un día me escribieron un correo diciendo que lo habían leído, que les había gustado y, con una gran manga ancha comparándome con cosey, pratt y otros genios en los que sólo me parezco en que todos para nombrarnos usamos vocales y consonantes. Tengo muchas virtudes, pero la modestía no es una de ellas, asi que cuando el chico me propuso conocernos, acepté encantado. Cerca de la carpa quede con el chico, un arquitecto que quería hacer comics: Javier de Isusi.

Meses, años de mucho tute e ilusiones. Un día nos fuimos de editoriales después de un salón del cómic de Barcelona y entre sus proyectos (tan redondos, tan acabados, tan poco proyectos) destacaban sagas completas de arcángeles, una preciosa caperucita roja a 2 tintas y un primer esbozo de lo que sería años después Historias del Olvido (si habeís conocido a Javi sabreís que si empieza algo, no importan los añoss las circunstancias, es para acabarlo) y compartiendo espacio entre tantos sueños un nombre que volvería a escuchar: Luciano Saracino, un hombre llamado Lucho.

3 comentarios:

Alfonso Zapico dijo...

El placer es mío, por disfrutar de Getxo contigo, y saber que te ha gustado mi álbum tanto como para compartirlo con algún amiguete.
Yo también me he traído a Asturias al hombre que vino del cielo, me ha gustado y también lo he compartido. ¡Estos comics están vivos!
Mucha suerte con lo próximo y Feliz Crisis!!

danimaiz dijo...

Buena ocurrencia habéis tenido. Será curioso seguir el experimento.

Lucho dijo...

bueno, bueno, bueno...
¡pero qué cosas que tiene este camino!
¿No hay un momento en que uno deja de sorprenderse?